Museo de la CiudadMuseo Cine Pablo Ducrós HickenMuseo de Arte Popular José HernándezMuseo de Arte Español Enrique LarretaMuseo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández BlancoMuseo de Arte  Moderno  de  Buenos AiresMuseo de Esculturas Luis PerlottiMuseo de Artes Plásticas Eduardo SívoriMuseo Casa Carlos Gardel   Museo Histórico Cornelio de Saavedra Museo del Humor Torre Monumental Museo de Bellas Artes Benito Quinquela  MartínCine El Plata
 
  museos l actividades l servicios l red de museos porteños l prensa l boletín
     
 
 
       
    Museo de Arte Español Enrique Larreta  
 
El Modernismo en la obra de Enrique Larreta


El Modernismo es el primer movimiento literario originario de Hispanoamérica que se proyectó hacia el exterior. Se enmarca entre 1880 y 1910, año del Centenario de la Revolución de Mayo argentina.
Hasta aproximadamente 1880 los grandes cambios -políticos, religiosos, científicos y artísticos- rompieron con la tradición; sus propulsores fueron denominados “modernistas”. Las ideas de Marx revolucionaban el pensamiento político y económico; los descubrimientos científicos se multiplicaban y surgían corrientes filosóficas cuestionadoras del conocimiento humano.
Las artes y la literatura, influidas por estos cambios, buscaban nuevos temas de inspiración. Los temas realistas, ideológicos, románticos fueron reemplazados por nuevas formas de expresión, inspiradas en el Parnaso francés, el simbolismo y los poetas norteamericanos Edgar A. Poe y Walt Whitman.
El libro de poemas "Azul", del poeta nicaragüense Rubén Darío, publicado en 1888, es considerado por los críticos como la primera obra modernista. En él se conjugan las influencias francesas, simbolistas, exóticas.
Surge una generación de escritores modernistas en América Latina: Leopoldo Lugones y Enrique Larreta, en Argentina; Gutiérrez Nájera y Amado Nervo, en México; Ricardo Jaimes Freyre, en Bolivia, y José Martí, en Cuba, entre otros.

Características más importantes del Modernismo

• Arte de minorías. La literatura se convierte en arte “para iniciados”. Para comprender estas obras, es necesario tener ciertos conocimientos previos. En muchos casos, al igual que entre los parnasianos y simbolistas, las obras se vuelven herméticas.

• Refinamiento y exquisitez. No sólo en los temas sino también en la expresión.

• Uso de la sinestesia o correspondencia de sensaciones. Los elementos del mundo exterior producen en el alma sensaciones correlativas. Perfumes, aromas, sonidos y colores se confunden entre sí.

• Introducción de elementos impresionistas. La poesía expresa no las cosas en sí mismas, sino la impresión que éstas producen en el alma.

• Sentimentalidad.

• Importancia del matiz. Se expresa lo indefinible, lo inefable, lo difuso.

• El subconsciente y la intuición del artista prevalecen sobre la razón. Se pinta un mundo fantástico, mágico, melancólico, quimérico.

• Musicalidad en los versos.

• Transposiciones de arte. La literatura, el teatro y la pintura se entremezclan en las descripciones.

• Preferencia por los temas exquisitos, decorativos, pintorescos, exóticos, mitológicos. La descripción predomina sobre la narración.

• Se renuevan el vocabulario y la sintaxis. Surgen neologismos, arcaísmos, latinismos, vocablos en otras lenguas, etc.

• Se renuevan la versificación y las combinaciones estróficas.